¿Puede el nuevo formulario 960 Data Fiscal cambiar los hábitos de consumo?

Desde octubre 2012 está entrando en vigencia el nuevo formulario denominado 960 “Data Fiscal” regulado por la resolución general 3377 de AFIP. Esta novedad podría llegar a cambiar las costumbres de los consumidores al momento de comprar. ¿Será esto posible?

El nuevo F960 “data Fiscal” es definido por la AFIP en su web como un formulario “interactivo” que le permite conocer el comportamiento fiscal de un comercio, al consumidor o público en general. Si bien el formulario es en realidad estático, sirve de acceso directo a una sub-página web de AFIP que sí tiene características interactivas: el consumidor puede obtener mayor información del comerciante y al mismo tiempo denunciar alguna irregularidad que existiera.-

El acceso directo es posible gracias a que el formulario contiene lo que se llama un “código QR”. El mismo se asemeja en utilidad a un código de barras o un código de sombras, pero se diferencia en que la información contenida es un enlace web a una sub-página específica. Este código puede ser leído con cualquier teléfono inteligente (Smartphone) que posea cámara de fotos y una “aplicación específica” que lea esta clase de códigos. De este modo, cualquier ciudadano normal que posea un dispositivo compatible, puede asistir al Estado en la lucha del día a día contra la evasión fiscal.-

Pero el nuevo formulario puede provocar algo más que asistencia en la lucha contra la evasión fiscal. Así que repasaremos los elementos de manera más detallada:

Contenido: Los comerciantes (contribuyentes) son los obligados a exhibir el formulario 960 luego de haberlo generado mediante la web de AFIP, entonces el cliente puede observarlo al ingresar al comercio,  desde fuera o en su web comercial. El nuevo formulario presenta los datos de inscripción del contribuyente, pero en esta característica no se diferencia de la “constancia de inscripción” que los comercios ya deben tener acostumbrados a mostrar a sus clientes. La primera diferencia que presenta el nuevo formulario es el código QR que permite acceder a la sub-página interactiva de AFIP.-

Aspecto Visual: El aspecto visual del código QR en un formulario de AFIP exhibido al público significa un gran cambio, debido a que el mismo es algo llamativo para los clientes por su novedad. Las empresas están justo empezando a aplicar en sus estrategias de marketing los códigos QR para interactuar con los clientes. De este modo se hace difícil pensar que los nuevos formularios 960 pasen desapercibidos, sobre todo entre los jóvenes.-

Denuncias: Desde el punto de vista de la interacción, el formulario 960 facilita a cualquier ciudadano denunciar una irregularidad del comerciante. Las posibilidades que se le presentan al denunciante son 3: que el domicilio declarado no es el mismo del local; que no se entregó factura o ticket por la operación; y que se vieron más empleados que los declarados. En este aspecto, parecería ser que la AFIP transforma en inspector a cualquier ciudadano dispuesto a ejercer la responsabilidad. Sin hacer un análisis legal sobre el alcance de una denuncia como prueba de un hecho de evasión fiscal, es claro que el fisco al menos deberá iniciar algún procedimiento legal que “verifique directamente” la posible existencia de evasión fiscal por el contribuyente denunciado.-

Calidad: Otro cambio introducido por la AFIP con formulario 960 tiene que ver con la calidad de la información fiscal sobre el comerciante que se pone a disposición de sus clientes. La información que antes era histórica y figuraba impresa en la “constancia de inscripción” exhibida, ahora es actualizada y se puede consultar fácilmente con un teléfono inteligente al momento de concretar una operación comercial o en cualquier otro momento.-

Nueva Información: Según el anexo 1 de la resolución general 3377, el nuevo formulario permitiría acceder a datos sobre el comerciante que antes no eran publicados por la AFIP en su web como por ejemplo: si tiene o no presentadas sus declaraciones juradas; si adeuda pagos; que tuvo una x cantidad de clausuras; que tuvo fiscalizaciones con ajustes; que tiene causas penales; que tiene juicios de ejecución fiscal en trámite; o incluso que está por debajo del promedio de IVA que paga el sector económico. Todos estos antecedentes fiscales que antes permanecían privados ahora serían publicados por la AFIP a todo aquel ciudadano que esté interesado. Aquí es donde aparece el cambio más grande y se trata de la posibilidad que permite la AFIP al consumidor de tomar conocimiento de la “conducta fiscal” del comerciante.-

Para las empresas, esto puede ser una oportunidad o un riesgo. El consumidor podría llegar a crear una nueva imagen de las empresas por la influencia de los “antecedentes fiscales” que la AFIP le pone a su disposición. Así, mientras entra en vigencia el nuevo formulario 960 “Data Fiscal” se disparan una gran cantidad de puntos que podrían ser debatidos:

a) Desde el punto de vista económico: ¿Pueden los antecedentes fiscales de una empresa afectar las decisiones de consumo de sus clientes?
b) Desde el punto de vista administrativo: ¿Llegará el nuevo formulario 960 a ser algo reconocido por los consumidores de modo que presione a las empresas a incluir toda cuestión vinculada a su conducta fiscal dentro de sus estrategias de marketing?
c) Desde el punto de vista legal: ¿tiene un contribuyente el derecho a que sus antecedentes fiscales sean mantenidos privados o deben ser estos públicos? ¿Tiene un consumidor el derecho a conocer los antecedentes fiscales del comerciante al que le compra o esto significa afectar el derecho del comerciante? ¿Puede la publicidad de malos antecedentes fiscales provocar un perjuicio en el comerciante? ¿Constituiría esto una sanción implícita del fisco sin sustento de ley?

Quedan abiertos los comentarios.-

CP Juan Cruz Obaid

Servicios profesionales de consultoría para empresas.-

Fuentes: resolución general 3377 de AFIP; Sitio web de AFIP.-